Las Abuelas Piedras.

Adentro de la Choza de Sudar todos permanecen sentados en el piso, en contacto directo con la tierra; en el centro hay un pequeño hoyo que representa el centro del Universo, donde se colocan las piedras ardientes.

Las piedras, una vez puestas al rojo vivo, son introducidas dentro dela Cabaña. El oficiante bendice la medicina con un poco de tabaco, salvia, palo dulce, cedro o copal ( plantas medicinales, que ayudan a la purificación del espacio mediante el humo producido) por estas, los participantes se frotan por todo el cuerpo. De esta manera todo es consagrado.

Los participantes saludamos respetuosamente a la sabiduría ancestral de las abuelas piedras y al poder del abuelo fuego. Las piedras se denominan abuelas porque están en el mundo mucho antes que el ser humano y guardan toda la memoria y la información de toda su historia. Son nuestros huesos y tienen la misma composición. Representan a nuestra Madre. El fuego también es nuestro abuelo, puesto que el fuego simboliza el sol, la energía creadora de toda la vida en nuestro planeta.

A continuación el agua es introducida, y el ayudante cierra la puerta de la cabaña de sudor para que comience la ceremonia. Pidiendo permiso a las cuatro direcciones, al cielo, a la tierra y al corazón se comienzan los cánticos y los rezos.

Al cerrar la puerta todo queda en completa oscuridad, que representa el vientre de la madre, también la oscuridad del alma, la ignorancia que se debe vencer. Los asistentes saben que están todavía en la oscuridad, pero con la purificación pronto vendrá la luz.

El agua comienza a tocar a las piedras y nos vemos inmersos en una gran nube de vapor en medio de la oscuridad más absoluta, es una sensación de paz e inmensidad, que unida al poder maravilloso de la alquimia de los elementos nos comienza a transformar poco a poco, el sudor corre copioso por nuestro cuerpo.

Muchas personas sienten miedo la primera vez que participan en esta ceremonia; la oscuridad, el misterio, el contacto con el otro compartiendo un espacio tan pequeño, como si fuéramos un solo cuerpo, el calor inmenso que desafía los límites de nuestra mente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s